Connect with us

Hi, what are you looking for?

Policiales

Un joven quedó acusado por el crimen de dos mujeres en un contexto narco

A Isaías Ezequiel P. le dictaron la prisión preventiva por los asesinatos de Brisa Brest y Cristina Fernández.

A Brisa Maitén Brest y a Cristina Fernández las mataron a tiros con cinco días de diferencia en el barrio Los Pumitas. A la primera, un chica de 22 años, le dispararon cuando entraba a su casa de pasillo y cayó herida en el patio bajo una imagen de San La Muerte. A la otra mujer, de 40 años, la acribillaron desde un auto frente a una canchita de fútbol. En los dos casos los testigos apuntaron como el atacante a un joven llamado “Isaías” del que aportaron su perfil de Facebook. Así fue detenido este viernes Isaías Ezequiel P., quien quedó imputado como autor de los dos homicidios en el contexto de una guerra entre la banda de “Los Paraguayos” contra “Los Salteños”.

La jueza Melania Carrara dictó la prisión preventiva de Isaías P. por el plazo legal de dos años. El joven de 21 años quedó así imputado de dos homicidios agravados por el uso de arma de fuego, la portación de las armas usadas en esos ataques, una balacera cometida el 13 de enero pasado contra una casa de Campbell al 600 bis y un intento de robo del 12 de diciembre de 2020. En esta última causa lo acusaron de haber ingresado a una casa precaria de Génova y las vías donde golpeó con una herramienta al dueño cuando éste descubrió que intentaba robar un parlante.

Además P. sumó dos imputaciones por la posesión de motos robadas. Fue acusado de haber ocultado o recibido una moto Yamaha Crypton que tenía pedido de captura y en la que fue detenido en la zona de San Cayetano y Cabal el 16 de octubre de 2019, un hecho por el que luego recuperó la libertad. Por último le atribuyeron el delito de encubrimiento porque el 22 de agosto de 2021 fue detenido cuando llevaba a la rastra una moto Honda sin dominio en cercanías del estadio mundialista de hockey, en el extremo oeste de la ciudad. La moto había sido robada semanas antes en Maipú y Rioja.

Esos delitos fueron investigados en cinco carpetas judiciales distintas e imputados al acusado el lunes por la fiscal de Homicidios Gisela Paolicelli en el Centro de Justicia Penal. Así, en la audiencia, los asesinatos de Brisa Brest y Cristina Fernández no sólo quedaron conectados por su cercanía geográfica y en el tiempo sino por tener un mismo implicado como el supuesto homicida además de una misma motivación ligada a conflictos por narcomenudeo en el barrio.

El primero de los crímenes ocurrió el martes 26 de julio a las 20 en Ottone al 1400 bis de Rosario. Según se planteó en la audiencia, a esa hora Brisa Maitén Brest salió junto a su pareja y su pequeño hijo de 5 años a comprar comida a un quiosco, pero se dio cuenta de que el nene estaba desabrigado y volvió con él a la casa a buscar una campera. En ese momento la chica de 22 años fue interceptada por un atacante que se movía en una moto roja junto a un acompañante que aún no fue identificado. La balearon con al menos cuatro disparos en la puerta de su casa, donde según los vecinos funcionaba desde hace poco tiempo un punto de venta de drogas.

En el patio de la vivienda, al que se ingresa por una puerta que quedó perforada a balazos, una figura de San La Muerte pintada en la pared domina el espacio. Los tiros se realizaron con una pistola 9 milímetros y la joven fue herida en el abdomen delante de su hijo. Su pareja la llevó de urgencia al Hospital Alberdi, adonde ingresó con un paro cardiorrespiratorio y murió. La madre de Brisa, Analía Verónica B., de 47 años, había sido detenida el 15 de julio a raíz del secuestro en su casa de 17 kilos de marihuana, 260 gramos de cocaína, un chaleco antibalas, dos balanzas de precisión y una pistola 9 milímetros.

Los allegados a Brisa les contaron a los investigadores judiciales que se había mudado desde hacía poco tiempo con su pareja a la casa de calle Ottone, frente a la canchita de Los Pumas, en el barrio Empalme Graneros. Lo hizo tras la detención de su madre. Una semana antes de su asesinato el lugar había sido allanado en busca de drogas y se encontraron “bolsas para fraccionar”. “Sé que la madre vendía para un tal Isaías”, aportó uno de los testimonios.

Tras los disparos que pusieron fin a la vida de la chica, en el pasillo se escucharon sus gritos llamando a su pareja. “Amor”, gritó. El joven con el que convivía desde hacía seis meses la encontró tirada en el patio, agarrándose la panza y rogándole que cuidara a su hijito, que tras su muerte quedó en manos de un abuelo. Un testigo reveló que por el lugar habían pasado “dos en una moto roja” y que uno de ellos era Isaías: “Probablemente la hayan matado a Brisa porque cayó la madre y perdió todo, sería un ajuste de cuentas”, añadió.

De acuerdo con un informe de la Brigada de Homicidios citado en la audiencia, del Facebook de Isaías P. surgió que “pertenecería a una banda delictiva llamada Los Paraguayos, encargada de la venta de estupefacientes y enemistada con la banda de Los Salteños”. El mismo trasfondo asomó días después, la tarde del sábado 30 de julio, cuando Cristina Ramona “La Gringa” Fernández, de 40 años, recibió una ráfaga de tiros disparados desde un auto frente a la canchita y en la entrada a un pasillo de Ottone y San José donde vivía. Sus vecinos contaron que se dedicaba al narcomenudeo, que tenía relación con Brisa y que de ella dependían “al menos cinco pibes que venden por los pasillos”.

Isaías P. fue imputado como quien, acompañado por al menos una persona no identificada, pasó frente a ese pasillo en un Peugeot 206 o 207 gris. Desde el interior del auto le dispararon al menos tres veces con una pistola calibre 9 milímetros a La Gringa, también conocida en el barrio como “La Colorada”. La mujer murió por las heridas que sufrió en cráneo y en el abdomen, luego de que un vecino la cargara en un Fiat Toro para llevarla al hospital. Los vecinos que jugaban al fútbol en la canchita contaron que los atacantes eran entre tres y cinco. Dijeron que se movilizaban en un auto de cinco puertas y vidrios polarizados que pasó dos veces por el lugar.

Al igual que en la causa por la muerte de Brisa, informó La Capital, que hubo testigos que hablaron de Isaías como el atacante, aportaron fotos de su Facebook, la zona donde vive y el dato de otro hombre que solía acompañarlo: “Se los ve seguido por la placita de la virgencita de calle Campbell y avenida Génova. Yo los reconocí enseguida porque son paraguayos y varias veces se han puesto a tomar cerveza en la cancha de los paraguayos de calle Barra al fondo”.

Comentarios

Te puede interesar

Policiales

La víctima es un hombre de 60 años que quedó internado en Rosario con un impacto en el tórax.

Actualidad

En un escrito difundido, Jorge Carrascosa, esposo de Maria Marta, se quejó del fallo de los jueces del tercer juicio por el crimen de...

Judiciales

Se les imputa el haber introducido en el sistema económico financiero, desde mayo de 2012 y noviembre de 2019, ganancias ilícitas obtenidas del narcotráfico.

Judiciales

El crimen tuvo lugar en febrero de 2020 en Centeno y Rodríguez. Una mujer que se hizo pasar como pasajera y un hombre que...

Versión Rosario. Nuestra mirada. Nuestra región. Dorrego 972, piso 2. Rosario, Argentina. Teléfono: +54(0341)2986931.