Connect with us

Hi, what are you looking for?

Actualidad

La mujer policía que asesinó a un joven en Nuevo Alberdi seguirá tras las rejas

La mujer fue imputada este viernes. Prestaba servicios en la comisaría 12° de barrio Ludueña.

Celeste Antonela Ortiz, la mujer policía que asesinó a su vecino Maximiliano Andrés Lucero, de 32 años, de un tiro en la cabeza, fue imputada este viernes y continuará en prisión.

Según indicaron fuentes de Fiscalía, la empleada policial fue acusada como autora de un homicidio agravado por el uso de un arma de fuego y el juez Hernán Postma le dictó la prisión preventiva por el plazo legal de dos años.

El fiscal de Homicidios Gastón Avila le imputó a Ortiz, de 32 años, el hecho ocurrido a las 12.15 del miércoles, cuando Lucero se dirigió a la casa de la empleada policial y le reclamó a su pareja una deuda por una garrafa. La mujer prestaba servicio en la comisaría 12ª de barrio Ludueña.

En base a lo que constata la causa, el hombre le abrió la puerta, se quedó parado en el umbral y le gritó a su vecino que se retirara del lugar. “Ante la negativa de la pareja de la imputada a salir de la casa y pagarle lo requerido, Lucero le arroja una piedra que impacta en la puerta del domicilio sin herir a persona alguna”, planteó el fiscal, y detalló que en ese momento la policía se acercó a la puerta con su arma reglamentaria y “sin mediar palabra” le efectuó un disparo a Lucero. La bala le impactó al vecino en el cráneo y horas después le causó la muerte en el hospital Eva Perón.

“Creo que el muchacho que terminó herido le reclamaba al marido de la policía algo sobre el pago de una garrafa. El pibe (Lucero) no se quería ir. Le tiró una piedra a la puerta de la casa y lo invitaba a pelear”, contó una vecina que fue testigo del ataque. Según sus dichos, el marido de la policía le respondió a Lucero “no te confundas” y fue entonces que “apareció la mujer y desde atrás de su pareja le disparó a la cabeza. Luego los dos se metieron en su casa y cerraron la puerta como si nada. El pibe quedó tirado en medio de la calle uno o dos minutos hasta que llegó la mujer y comenzó a pedir ayuda”.

Lucero fue trasladado en estado desesperante por una ambulancia, ya que, según relató Luisa, la madre de la víctima, ningún policía quiso romper el protocolo que impide trasladar en una camioneta policial al herido. “Ella no tenía derecho a pegarle un tiro a mi hijo. El no es narco. Trabaja en una hamburguesería en la zona de la estación de trenes. Que el jefe de la policía de Santa Fe me explique por qué un efectivo de su policía me mata a mi hijo que no es un delincuente. Quiero explicaciones”, exigió ante las cámaras de televisión esta mujer humilde.

Las primeras medidas de investigación se tomaron en medio de un clima de tensión en el barrio, al que acudió el fiscal Avila. En ese entorno, los vecinos no dejaban de contar que la pareja detenida realizaba cultos umbandas. “Sacrificaban animales. Venía mucha gente”, explicó una vecina. “El domingo hubo un momento que cerraron la calle. Sacrificaron un chivo y algunas gallinas”, rememoró otra residente. “Estos eran remacumberos”, simplificó otro vecino. Unos minutos antes, la policía había retirado de la escena a dos nenes, hijos de la mujer policía, asustados con el operativo.

Comentarios

Te puede interesar

Policiales

Jonatan Salinas tenía 32 años y estaba internado desde el 7 de octubre. Tenía graves lesiones en el corazón y el pulmón por el...

Actualidad

El siniestro vial ocurrió este miércoles sobre la ruta provincial S18, a unos 30 kilómetros de la ciudad. En tanto, los dos ocupantes del...

Policiales

Jonatan Herrera fue asesinado por la policía la tarde del 4 de enero de 2015.

Policiales

Un tribunal dictó la pena máxima para José María Castro, quien era concubino, y enterró su cuerpo en una finca rural.

Versión Rosario. Nuestra mirada. Nuestra región. Dorrego 972, piso 2. Rosario, Argentina. Teléfono: +54(0341)2986931.